El contexto actual de la sociedad ha conducido a la mayoría de empresas a terminar digitalizándose para de esta manera actualizar su estrategia y modelo de negocio. De esta forma, consiguen la capacidad de mantener la misma actividad comercial anterior a la aparición de la red.

Como modelo de éxito, muy presente en la red, encontramos multitud de tiendas online, que mediante una metodología ecommerce, llevan el producto a casa de los clientes sin mayor dificultad.

Un nuevo modelo de negocio

En el actual escenario de crisis económica, muchos emprendedores se encontraban con algunas dificultades a la hora de crear esa tienda online. Uno de estas dificultades, por ejemplo, es la necesidad de un capital inicial que a veces puede no ser viable, o que se precisa de un espacio físico para almacenar el stock de productos que se van a ofrecer al cliente. El dropshipping es el sistema alternativo para aquellos emprendedores que quieren esquivar estas dificultades.

Este sistema conecta al cliente con el minorista, que es quien está dando el servicio dropshipping, y este remite el pedido a un mayorista. Finalmente, el mayorista se encarga de realizar el envío al cliente, por lo que el minorista nunca llega a tocar o ver el producto de forma directa.

Al implantar este modelo, el emprendedor no tiene necesariamente que tener stock de los productos ofertados a sus clientes. A modo de ejemplo, si alguien realizase una compra de un sofá de una marca determinada, ese pedido llegaría al minorista y éste lo remitiría al mayorista para su posterior tramitación y envío al cliente. Esto quiere decir que el minorista no necesita almacén físico para realizar esta venta, además del ahorro que supone en cuanto a costes de preparación y envío de pedidos.

Las tiendas online incorporan dropshipping como estrategia de venta

Una de las ventajas que tiene este sistema es la baja inversión inicial a realizar, mucho menor que si hubiera que mantener un stock de los productos que se vayan a ofertar. Por lo tanto, los riesgos de pérdida de capital también son bastante bajos.

Por otro lado, aunque parezca que este modelo de negocio es adecuado implantarlo desde la creación de la empresa, muchas tiendas online ya existentes con anterioridad comienzan a incorporar este sistema. Esto les permite incorporar nuevas marcas a su línea de productos, así pueden contar con una doble oferta sin incrementar en la inversión de materia prima.

Cuando se incorporan nuevos productos, no supone una gran apuesta inicial ya que si el producto no acaba de convencer al cliente, no es necesario realizar los trámites de devolución con el mayorista, siempre que exista la posibilidad de devolución.

En cualquier caso, estas empresas deben mantener coherencia en la línea de productos que se están ofertando a través de su web, y la empresa sea capaz de mantener el atractivo en sus productos. Uno de los pilares básicos para que un negocio dropshipping sea exitoso es contar con una buena cartera de proveedores que ayude a mantener esa línea de producto.